Corredor Transístmico: el plan para hacer de México una fuerte ruta comercial

Entre las obras de mayor relevancia del actual gobierno se encuentra el Corredor Transístmico de Tehuantepec, con el cual se pretende enlazar los puertos de Coatzacoalcos, en Veracruz, y el de Salina Cruz, en Oaxaca, lo que comunicaría las costas del Golfo de México y del Pacífico.
Booking.com

Y es que, así como ahora resulta un proyecto atractivo, lo ha sido para diferentes gobiernos desde hace mucho tiempo, pues ya desde cuando Benito Juárez ocupaba la silla presidencial se había contemplado.

No obstante, es hasta el día de hoy, y con la participación de expertos en varios rubros necesarios para este plan de comunicación, que parece que por fin el Corredor Transístmico podrá ser una realidad. Así, entre las figuras que encabezan este proyecto se encuentra el ingeniero Marcos Theurel Cotero, quien ha hecho diversas investigaciones al respecto señalando la importancia del auge del desarrollo macroeconómico para que este anhelo frustrado de varias administraciones pueda ser un hecho.

¿Por qué es viable el Corredor Transístmico?

Con el estudio titulado “El Corredor Transístmico hoy, una oportunidad histórica”, Marcos Theurel ha llevado a varios foros internacionales esta idea con la intención de contrastarla con otras investigaciones y obtener mayor seguridad de su viabilidad, cuestión que ya desde su cargo como presidente municipal de Coatzacoalcos ha ido forjando.

El objetivo de esto es aprovechar al máximo los 44 tratados de libre comercio que México tiene con otras naciones y sacar mejor partido a la posición geográfica privilegiada de nuestro país, que podría instaurarse como una importante ruta comercial.

Aunado a ello, se fortalecería la situación económica de prácticamente toda la zona sur, beneficiando a los estados de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Tabasco e incluso Guerrero, lo cual no es poco si consideramos que varios de ellos se encuentran entre las entidades más pobres del país.

Cabe mencionar que también habría un impacto positivo en el sector turístico al brindar nuevos servicios y desarrollos de infraestructura que harían más accesible llegar a varios puntos de esta región, lo que abarataría los costos de traslado humano y de mercancías.

Es por ello por lo que una obra de esta magnitud tendría que ser una de las prioridades dentro de los planes de crecimiento de la llamada “Cuarta transformación”, pues no sólo estaría creando más empleos y mejores vías de comunicación, sino que daría acceso a nuevos mercados y fortalecería las actividades económicas de varios sectores industriales del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *